jueves, 24 de mayo de 2012

Ante la hipocresía


Siempre había sido un barril de pólvora, una mínima chispa cerca de la mecha y la reacción era casi instantánea, solía no guardarme opiniones, ni pareceres….ir de frente y arremeter. La vida me demostró que estar constantemente en ebullición solo servía para estresarme, amargarme y poner mis energías en cosas vanas. Tuve que tocar fondo, un suceso familiar me hizo recapitular la vida. Desde entonces suelo ser totalmente sincera con las personas que amo, sigo enervándome ante las injusticias, pero no malgasto mi tiempo, ni mi corazón en quienes no lo valen, simplemente dejo que esas actitudes que antes me lastimaban, me resbalen, se evaporen, se deslicen sin dejar rastro.

Que me doy cuenta de ellas, es cierto y  a veces siento que me están tomando por estúpida, pero creo que ya es un problema de ellos determinar si lo soy o no. La vida es corta ( y te das cuenta de como la mal vivís en momentos limites) y en ella cada quien recibe lo que merece, y teniendo en cuenta la vara con la que midan, serán también medidos. Estar bien conmigo mismo, en paz, alegre y rodeada de las personas que amo vale sinceramente la pena.

Desde entonces, las actitudes hipócritas, las mentiras, los chismes, las trastabilladas, los manejes, el interés de quienes me rodean no me quitan el sueño, distinto es cuando esas actitudes vienen de los amigos, pero los amigos no suelen hacer esas cosas…además son tantos como los dedos de una, a lo sumo, dos manos…con el resto aprendí que mi enojo, es pólvora gastada en chimangos.-

1 comentario:

  1. Hola
    Me llamo Sandra y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
    Si estás de acuerdo házmelo saber.
    PD: mi email es: montessandra37@gmail.com
    Sandra.

    ResponderEliminar